Herramientas industriales

Hace cientos de miles de años, un primate realizó la primera herramienta, y el mundo cambió para siempre. Aquí veremos cómo han evolucionado las herramientas desde los oficios más básicos hasta las tecnologías más industrializadas del planeta. No debemos olvidar que las herramientas más modernas como grúas y hasta helicópteros son piezas fundamentales en la diversificación de la industria. No por eso significa que una industria sea más avanzada que otra. Cuando el hombre primitivo creó una herramienta por primera vez, se benefició con las ventajas adaptativas en menor tiempo posible. Hoy en día, elegir bien una herramienta redunda en el éxito o no de un emprendimiento.

Si consideramos que las herramientas más útiles son las que sirven para hacer otras herramientas, debemos recordar que internet es la gran herramienta que nos permite la difusión de cada vez más recursos. Por eso no tenemos que juzgar las más modernas adquisiciones como indeseables, como tampoco son la salvación. El progreso es bueno mientras deja lugar a la diversidad. Y antes que la herramienta en sí, lo importante es saber usarlas. Muchos primates, hasta el hombre de Neanderthal, han tenido la capacidad de diseñar herramientas. Monos que usan una varilla para sacar termitas de un termitero, hasta cuervos! que usan herramientas para obtener comida en estudios experimentales. Sin embargo, lo más importante es que la persistencia de un modelo de herramienta a través de las generaciones determina que exista una cultura.

Hay veces que el hombre estaba más de un día para pulir una herramienta de piedra. En este caso se observan los primeros indicios de existencia del lenguaje, de la mano de la noción de futuro. Hacer un plan de fabricación de una herramienta es el primer proceso complejo que encaró la humanidad. Hoy en día sigue sucediendo lo mismo, y cada nueva producción de herramientas se acompaña de una noción de progreso o futuro que no puede existir sin la cultura. Esto por más que hayan descubierto algunos científicos japoneses que para aprender o enseñarle a otro a confeccionar herramientas basta con mirar cómo se hace, y esto puede lograrse sin pronunciar una sola palabra.

 

Picaportes

 

Son los elementos que tienen la misión de cerrar y abrir las puertas y ya, de paso, también tiene su misión decorativa. Algún modelo de estos picaportes, que normalmente se fabrican en latón u otros metales que admitan baños en los colores oro y plata, son los de uso más frecuente. Una variedad de los picaportes son los pomos, que son totalmente redondos y se abren, bien girándolos o están provistos de un botón en la parte superior que accionándolos se abren.

 

Clavos

 

Tenemos una gran selección de clavos de todos los tipos; entre otros se encuentran los clavos con la cabeza plana para todo tipo de usos; los que se llaman sin cabeza para introducidos dentro de la madera y así disimulados. La cabeza del clavo también puede ser ancha u ovalada (clavo perdido). Para elegir un buen clavo acorde a las necesidades es preciso discriminar el material con el que los clavos están hechos, proporcional a la resistencia que deben ofrecer: por ejemplo para encastrar maderas se usarán clavos de acero inoxidable, para yeso existen clavos especiales, con estrías y galvanizados.

 

Tomillos para madera

 

Son los elementos más usados en car-pintería para la realización de ensamblajes; realizados en hierro, acero y otros metales, casi siempre suelen llevar algún baño de níquel, estaño o están galvanizados para que no se oxiden.

Las mayores variaciones de estos elementos se reflejan en el tipo de cabeza, que pueden ser, con cabeza plana avellanada o de tipo gota sebo con o sin achaflanar, y la de alguno de éstos se puede disimular con elementos externos que embellecen la cabeza. La otra distinción está en su rosca, que puede ser entera o a mitad del tornillo, y ésta puede ser en los dos o en un extremo.