Herramientas de carpintería, martillos y todo para el carpintero

Martillos

 

Los martillos, como todos sabemos, tienen como función principal la de golpear otra pieza y, muy particularmente, en los trabajos que nos ocupa se puede utilizar para introducir clavos, como apoyo para golpear un formón para realizar cajas, para hacer presión sobre una hoja de madera cuando estamos forrando un canto que hemos pegado con cola de contacto, etc. Como observamos, las funciones de los martillos pueden ser muy variadas y para ello veremos un conjunto de martillos específicos para distintos usos; entre ellos destacaremos la maza de carpintero, con su cabeza de madera, que se usa fundamentalmente para golpear las piezas que se han de ensamblar, y una modalidad de éstas son las mazas con cabezas de nylon que, aunque son de uso más mecánico, también se pueden acoplar perfectamente para estas tareas.

También podemos ver, el clásico martillo de carpintero, que frecuentemente se llama de oreja por estar dotado, en la parte opuesta a la macheta o mango, de una uña en forma de oreja cuya función es la de servir de palanca para la extracción de clavos. Por último, podemos distinguir el martillo terminado en forma de cuña, que es muy útil para golpear en zonas de difícil acceso, para clavar tachuelas, etc.

 

Destornilladores

 

Los destornilladores, junto con los martillos, son las herramientas más extendidas en todos los oficios por ser de las más útiles y versátiles, es decir, que se adaptan a todo. La función principal de los destornilladores es la de introducir y extraer tornillos. La carpintería es el oficio en el que más tornillos se usan para realizar todo tipo de ensamble, por este motivo son tan necesarios los destornilladores.

La cabeza del tornillo va a condicionar que necesitemos utilizar un tipo de destornillador determinado; podemos disponer, por ejemplo, de los destornilladores para tornillos con cabezas ranuradas y para los que tienen forma de estrella. Podemos observar estos dos tipos de destornilladores y el sistema de carraca, que tiene la particularidad que el apriete se realiza empujando el mango en dirección al tornillo, sin necesidad de estar continuamente girando la mano, con lo que ahorramos un esfuerzo considerable, y para aflojar simplemente se cambia un trinquete del destornillador que invierte el sentido de giro, consiguiendo aflojar y sacar los tornillos también con el mínimo esfuerzo.

 

Cutters

 

Esta herramienta es muy sencilla. Consta de un mango, que a su vez sirve como soporte de una cuchilla, que puede regularse en su longitud pulsando un botón que tiene dicho mango y que, corriendo éste en una u otra dirección, podremos sacar e introducir la cuchilla cuanto deseemos hasta una serie de posiciones que posee la herramienta, en las cuales queda clavada la cuchilla para que al trabajar con ella no se mueva de la posición que hemos elegido Por último, comentamos que esta cuchilla tiene amplia utilidad en diferentes industrias, desde la gráfica y textil hasta la carpintería o diseño industrial.

 

Sierra

 

La sierra es una hoja de acero provista de una serie de dientes triangulares, formando un zigzag alternativo, que sirve para el desahogo del corte y que va provista de una pieza en la parte contraria a los dientes que se llama costilla; esta pieza es utilizada pare dar mayor consistencia a la hoja, y por tanto mayor precisión al corte, sujetando la hoja que por sí sola tiende a doblarse y desviarse. Por otra parte, esta costilla impide profundizar más de lo deseable, pero por este mismo motivo es desmontable, para poder profundizar más en el corte si lo deseamos.

El serrucho es otra versión de la sierra con una forma clásica más triangular que la de la anterior; la hoja también es de acero, y el análogo al de la anterior, aunque éste suele tener los dientes mayores y más separados que le dan la cualidad de ser más rápido en el corte, pero también menos preciso. Se usa para realizar cortes más bastos que no necesitan mucha precisión.

 Otra versión del serrucho, en el que la hoja es mucho más estrecha para posibilitar el acceso a taladros o a cajeados en los que, con un serrucho tradicional, no se podría trabajar.

 Comentaremos que el sistema de afilado para estos dos tipos de herramienta se realiza con una lima de forma triangula: estando bien sujeta la hoja en un tornillo, se, lima entre los dientes, profundizando un poco por los huecos en el sentido de los dientes, es decir, unos se liman hacia dentro y los contrarios hacia afuera, según la dirección del diente.

La otra herramienta es la segueta, que varía, de unas otras, en la forma del arco que soporta al pelo (cuchilla de la segueta), que es más menos pronunciado, según la necesidad d calado que necesitemos en nuestro trabajo.

 Se usa en trabajos finos, como marquetería, y para realizar cortes en madera poco espesor, pudiendo darles las formé más diversas gracias a lo estrecho de lo pelos que nos facilitan el cambio de dirección.

 

Cepillo

 

El cepillo es una herramienta que e: constituida por un soporte de base plana por el que se introduce una cuchilla amando el filo por esta base y sujeta por la cuña que impide su desplazamiento. En el mercado podemos encontrar una gran variedad de cepillos, bien madera o de metal. La función del cepillo es la arrancar viruta al pasar la zona de la cuchilla por la superficie varias veces, consiguiendo eliminar la madera que sea necesaria.

 

Metro o ruleta para medir

 

El metro es el instrumento de medida imprescindible para realizar cualquier trabajo de carpintería. El nos da una precisión milimétrica, que es con la que en este oficio de carpintero se suele trabajar porque, aunque a la hora de trabajar con piezas grandes o tablero, de aglomerado solemos referirnos con unidades en centímetros, hay muchas veces que debemos afinar y usar el milímetro. Por ejemplo, si nos referimos al espesor de estos mismos tableros de aglomerado, la" medidas estándar de fabricación son de 9 16, 19 mm, etc., y este instrumento es capaz de poder medirlas. Vemos entonces varios modelos de metro con el sistema de cinta de fleje y el clásico metro d carpintero de madera, que se cierra e forma de abanico.

 

Nivel

 

Podemos observar de niveles con distinta forma exterior, aunque la función que ambos realizan es exactamente la misma, la de tratar de conseguir nivelar un tablero en sus dos posiciones posibles, es decir, horizontal y verticalmente Aunque parezca mentira, el ojo mucha veces nos engaña, por eso antes de ensamblar los tableros es conveniente comprobar su paralelismo o perpendicularidad con nivel.

 

Botador y carraca

 

Tenemos dos herramientas muy útiles en carpintería. La primera de ellas, el botador, se emplea para introducir los clavos sin cabeza que sobresalen en las molduras; de esta forma podemos disimular la cabeza de los clavos introduciéndolas con el botador y posteriormente tapando los huecos con un poco de cera del color adecuado de la madera. La otra herramienta es una carraca, cuya función principal es la de apretar y aflojar tuercas para tornillos, que suelen llevar los muebles de madera; en parte trasera lleva un trinquete que, girándolo media vuelta, cambia el sentido de carraca.