Herramientas para trabajar el aluminio

Como el aluminio es uno de los metales más livianos y es muy fácil de trabajar, el aficionado puede disponer de las mismas herramientas utilizadas para metales. Puede seguir usando las limas, sierras y barrenas que posea; las herramientas nuevas que haya que comprar pueden utilizarse también para todos los demás trabajos en metal o madera.Para confeccionar los objetos detallados en este manual, el aficionado necesitará contar asimismo con una terraja con los machos correspondientes para abrir roscas; un adhesivo de dos componentes para pegar metales; y tal vez pintura en aerosol o barniz incoloro para el tratamiento de las superficies. Objetos recortados
en chapa de aluminio

Cualquier motivo puede servir de modelo para estos trabajos. En calendarios, prospectos, folletos de propaganda, revistas o libros pueden encontrarse numerosas sugerencias. Por supuesto, son deseables también los bocetos o diseños de creación propia.

Una vez elegido el tema, hay que hacer primero un calco del original. Para tal fin se siguen diversos métodos. El más sencillo consiste en reproducir la imagen mediante un aparato copiador, aunque no siempre esto es posible para el aficionado. También es una técnica muy sencilla la de calcar con papel carbónico sobre una hoja blanca puesta debajo.

A continuación se trasfiere el motivo sobre la chapa de aluminio. Hay que elegir una chapa cuyas dimensiones exteriores correspondan al motivo elegido y de un espesor de 0,8 a 1,5 mm. Chapas de menor espesor no son suficientemente resistentes, y las más gruesas son muy difíciles de aserrar.
Se procede a limpiar la superficie de la chapa con bencina; luego se pega encima una copia o un calco en papel trasparente; el mejor medio para fijarlo es un pegamento de contacto. Entonces el papel permanece adherido hasta que se hayan terminado todos los trabajos de sierra. Sólo antes de limar se eliminarán los restos con aguarrás, bencina o alcohol de quemar.

Queda entendido que se puede calcar el motivo con papel carbónico directamente sobre la chapa; mas en tal caso, y a fin de que los trazos no se borren durante el trabajo, es necesario marcarlos, antes de serruchar, con una punta trazadora (una aguja de acero). Si el trabajo debe repetirse más adelante, es aconsejable guardar una copia o hacer un calco con papel carbónico. Una vez trasferido el motivo a la chapa, puede comenzar el recortado. Para esta operación se utiliza una sierra normal de marquetería, con hojas para cortar metales de espesores variables. La más conveniente es una hoja de un espesor aproximado a 0,3 mm, con dientes no demasiado gruesos. Al insertar la hoja en el  marco obsérvese que los dientes se dirijan hacia abajo; pues es la carrera descendente la que corta y rinde. La base para aserrar es una tabl ita de madera que se fija en la mesa de trabajo con una prensa de tornillo. Esta tablita ofrece una base de sustentación firme para asegurar la chapa, por complicado que resulte el trabajo.

Se comienza recortando los contornos exteriores de la figura. Mediante breves y rectas carreras de la sierra, el aluminio se corta sin mayores dificultades. A medida que se recortan los contornos habrá que hacer girar la chapa. Para no romper la hoja de sierra, esos movimientos giratorios tienen que hacerse, por supuesto, en forma lenta y gradual. Es importante, además, mantener la posición perpendicular de la hoja con relación al corte. Si la hoja se rompe a consecuencia de un falso movimiento, se saca la sierra del corte, se eliminan los pedazos rotos de la hoja y se coloca otra nueva. Al insertar la hoja habrá que presionar un poco los dos brazos del arco, acercándolos uno al otro, cuidando siempre la posición adecuada de los dientes.
Trabajos de doblado y plegado con flejes de aluminio

Para trabajar con flejes de aluminio deben seguirse, en princIpIo, las mismas instrucciones que para la chapa. Sin dificultades, pueden doblarse a mano perfiles de hasta 30 x 3 mm. Para doblar perfiles más sólidos conviene utilizar un martillo de material plástico o de caucho. Por ejemplo, para obtener dobladuras en ángulo recto, se sujeta un lado del material en la morsa y se dobla la otra parte con la mano o el martillo. Si el objeto por moldear requiere varias dobladuras, se comienza por la más interna, doblando después una parte tras otra.

Antes de empezar a doblar hay que cortar del listón la medida necesaria, limar y desbarbar las superficies frontales. Calcular la medida exacta del material, partiendo siempre del desarrollo plano del Objeto. A ello es necesario agregar 0,5 a 1 mm por cada dobladura.

Siguiendo estas indicaciones se confeccionan sin mayor esfuerzo los percheros, los servilleteros y las bases cuadradas de los candelabros. Todas las medidas se hallan indicadas en las figuras. Además, en varias ilustraciones se indica el orden sucesivo de las operaciones.

pegan con un adhesivo de dos componentes (para metales) el de arriba puede fijarse en la placa de madera, atornillada a la Chapa superior de la pata de mesa. Esa placa de madera es el apoyo de la vela. La pata se fija en el cuadrado que sirve de pie por medio de tornillos para metal con rosca métrica. A fin de obtener una base estable, hay que intercalar una pieza que separe el cuadrado de la pata.

Los rectángulos de aluminio del candelabro de mesa también se unen con adhesivo. En este caso también se atornilló una placa de madera en el rectángulo inferior, como base para la vela.

Para elaborar la lámpara de mesa primero se doblan el pie de fleje y la pantalla de chapa de aluminio. La pantalla y los porta lámparas se fijan en el pie con tornillos para metal que atraviesan todo el material. Por último se pasa un tornillo con cabeza grande moleteada como tornillo de ajuste para fijar la lámpara en la mesa. El cordón eléctrico consta de enchufe y llave intermedia. (Al instalar los dos porta lámparas y el cordón es aconsejable consultar a un electricista. (i Proceder inadecuadamente puede ser peligroso!)

Los diseños para las figuras de adorno deberán ser creaciones Individuales de cada aficionado. Los modelos son sugerencias que muestran las posibilidades de expresión artística alcanzables en esta artesanía.

Los materiales más aptos para iniciarse en estos trabajos son los perfiles de aluminio. En los adornos los distintos elementos también le unen con adhesivo de dos componentes.