Montacargas

El montacargas es un vehículo  de transporte que puede ser utilizado para transportar, remolcar, empujar, apilar, subir o bajar distintos objetos y elementos. Son maquinarias que funcionan con dos pesos que se contraponen entre sí en lados opuestos de un punto de giro: las ruedas delanteras. La carga que transporta se balancea por un centro de gravedad que balancea en todas las direcciones. Este centro de gravedad determina su estabilidad.

La característica principal de este medio móvil es su capacidad de soportar peso, que una persona no puede tolerar, lo cual simplifica el movimiento, traslado y orden de mercaderías en uso industrial o comercial especialmente. La tolerancia del sobrepeso ahorra además de energía y tiempo, dinero y horas de trabajo. Los montacargas son de uso corriente en comercios e industrias.  Requiere de un entrenamiento para su manejo y el conocimiento de las normas de seguridad.

 

Algunas reglas básicas de seguridad a tener en cuenta son: planificar la ruta anticipadamente, mantener la carga baja, estacionar en sitios seguros, verificar el estado de la carga permanentemente, evitar movimientos bruscos, advertir si hay peatones, etc.

Para manejar un móvil de transporte de este tipo se requiere de cierta habilidad técnica.  Existen empresas que ofrecen como parte de la adquisición de un montacargas un curso de entrenamiento en el manejo y mantenimiento para el operador y conductor de la maquinaria,  que debe estar actualizado y renovarse cada cierto período de tiempo. En líneas generales los entrenamientos consisten en brindar conocimientos básicos acerca del procedimiento y las operaciones que deben realizarse con el vehículo adquirido en particular, dado que estos procedimientos varían con cada modelo de montacargas.  Es importante tener en cuenta el actual conocimiento de normas de seguridad del móvil, así como las condiciones del sitio de trabajo y normas de seguridad del área donde operará el móvil. A su vez la práctica del uso del montacargas, tanto como la ubicación de la carga, son ítems que el gruista no debe dejar de saber.         

Los montacargas en general son altos y angostos, y se vuelcan con facilidad, por eso es que sus operadores deben conducir con precaución. Las dos ruedas pequeñas son las que tienen los frenos, por lo que no se detienen con rapidez.

 

Es importante tomar conciencia de que el uso correcto de los procedimientos y normas de seguridad en el uso de estas máquinas minimizarán los riesgos de accidentes y lesiones en el área laboral.  Las estadísticas demuestran  que aproximadamente 100 obreros mueren cada año en accidentes vinculados a maquinarias de transporte en accidentes relacionados con vuelcos, exceso de velocidad, especialmente al girar o tomar curvas por el desbalanceo de las máquinas. La mejor manera de evitar este tipo de accidente es respetar las normas de seguridad y buen uso.

Es necesario realizar controles periódicos a las máquinas, y preservar las buenas condiciones para su segura manipulación.  Realizar inspecciones de los frenos, la dirección, las horquillas de carga, la cadena, los neumáticos, el contrapeso, palancas de control, etc.  Las inspecciones deben realizarse a diario y en casos de uso muy continuo deberían realizarse inspecciones en cada cambio de turno.

Algunas reglas de seguridad a tener en cuenta para el uso de montacargas son:

 

Existen variedad de modelos en el mercado.  Diseñados para levantar y transportar una amplia gama de cargas, dentro y fuera de las horquillas.  Con diferentes opciones en cuanto al ancho y el largo de las tenazas, con diferentes materiales de construcción y distintos tipos de propulsión.  Con opciones para Nilón, rueda de goma y ruedas PU.  El freno de estacionamiento se puede elegir como opción especial. Existen de tres, cuatro ruedas, sólidas o con neumáticos, también puede variar la posición del operador.

Las empresas ofrecen diferentes alternativas a fin de brindar una solución a medida de sus necesidades.  También se encuentra toda una gama de montacargas de combustión interna, eléctricos de todo tipo, aditamentos y equipos especiales. A la hora de elegir una empresa se debe buscar experiencia, soporte técnico, disponibilidad de refacciones, capacitación constante, asesoría, garantía y servicio.

 

Tipos de montacarga

 

Montacargas eléctricos contrabalanceados:

Existen diferentes  alternativas de equipos eléctricos contrabalanceados para cubrir sus necesidades en manejo de materiales en manufactura, almacenamiento, frigoríficos, embotelladoras, embarque-recepción y otras múltiples aplicaciones.

 

Eléctricos para pasillos angostos:

Los modelos diseñados para pasillos angostos posibilitan el transporte en lugares de difícil acceso, minimizando tiempo y aprovechando tiempo y dinero.

 

 Apiladores eléctricos:

Los apiladores son de alto rendimiento, y muy funcionales, están diseñados para trabajar en interiores inclusive en áreas más reducida.  Para carga y descarga.  Pueden encontrarse distintos modelos: manuales: Capacidad de 1.5 Toneladas, Levantamiento 1.6 Mts, Semieléctricos: Capacidad de 1.5 Toneladas, Levantamiento 3.0 m, Eléctricos: Capacidad de 3.0 Toneladas, Levantamiento 3.0 m

 

Carros de arrastre o carretillas eléctricas:

.Las carretillas  son el equipo ideal para trabajar en andenes, haciendo mucho más eficientes las tareas de carga y/o descarga de trailers, camiones o contenedores además de agilizar el traslado de materiales de un área a otra asegurandole jornadas productivas en menor tiempo.  

 

Patines hidraúlicos:

La longitud especial de las tenazas es de 800, 900, 950, 1000, 1100, 1500, 2000, 2500, 3000m m  disponibles para diversas capacidades de 1000kg  a 3500kg.

 

De Combustión Interna:

De llanta sólida con material de combustión a Gas, LPG, Doble combustión o Diesel

De llanta semisólida con material de combustión  LPG / Diesel,  resistencia de 11,000-16,500 Lbs. (5,000-7,500 Kg)