Metalurgia: propiedades de los metales

En el caso de encontrarse un yacimiento de un metal en estado nativo, lo único que se necesita para obtenerlo en condiciones de ser usado es purificarla, o, como se dice, refinarlo.

La razón por la cual casi todos los metales se encuentran combinados en la naturaleza es la siguiente: casi todos los metales se combinan con facilidad, variable de uno a otro metal, con el oxí-geno, azufre y otras elementos, dando óxidos, sulfuros y otros compuestos, los cuales, a su vez, pueden quedar como tales o, principalmente los óxidos, combinarse nuevamente para dar compuestos más complicados. De este modo, si en una época pasada hubo metales libres, ya han tenido tiempo de combinarse, y en la actualidad la gran masa de metales de. la 7corteza terrestre se halla en estado de combinación.

De lo dicho se deduce que para obtener los metales es preciso descomponer los minerales metalíferos. Los procedimientos para conseguir esa descomposición, que varían de uh mineral a otro, constituyen la metalurgia. En su oportunidad veremos cuáles son los procesos generales de metalurgia.
 

PROPIEDADES DE LOS METALES

 

Dijimos que lo que caracteriza a un elemento metálico es la existencia de iones positivos simples formados por átomos del elemento. Así, son elementos metálicos el sodio, el calcio, el aluminio, el hierro, pues existen iones N a +; Ca++, AI+++, Fe++ y Fe+++. Los metales son sustancias simples que, además de estar formadas por elementos metálicos, tienen las propiedades de lo que llama-mos un metal.

En el lenguaje vulgar la palabra metal está vinculada a propiedades más o menos definidas; pero en Química el contepto es más amplia y más preciso. La dureza, densidad superior a la del agua, la maleabilidad (propiedad de dar láminas más o menos" delgadas) y la

 

ductilidad (posibilidad de obtener hilos delgados), la buena conducción del calor y de la electricidad, la posibilidad de adquirir brillo por pulimento, y algunas otras propiedades menos importantes, son las características de los metales en la acepción popular de esta palabra. En Química llamamos metales al sodio y al potasio, a pesar de que son tan blandos que se los puede cortar con cortaplumas y de que su densidad es inferior a la del agua. Tampoco es fácil tener hojas delgadas ni hilos de sodio y potasio. Funden y hierven a temperaturas relativamente bajas. Se combinan con el oxígeno con tanta facilidad que es imposible tener los al aire sin que se oxiden, motivo por el cual se los tiene siempre sumergidos en nafta.

Es evidente que estos metales, llamados alcalinos, tienen Un comportamiento que no los haría clasificar como metales en el sentido corriente de esta palabra. Sin embargo, poseen las propiedades metálicas importantes de conducir bien la electricidad y el calor; dan iones positivos simples (N a+ y K +), Y al cortarlos, las superficies resultantes son brillantes como las de la plata bien pulida, aunque casi inmediatamente desaparece el brillo por oxidación del metal con el oxígeno del aire. Tampoco es un metal típico el mercurio, pues es líquido, aun cuando posee todas las propiedades importantes de los metales. En el grupo II de la clasificación periódica tenemos metales como el Mg, Ca, Ba, Sr y Ra, llamados alcalino-térreos, que tampoco son metales aplicables a: la fabricaciónde objetos metálicos. Los demás metales de la Tabla Periódica caen dentro de la clase de metales desde el punto de vista de la vida diaria; con algunas pocas excepciones y sin contar la imposibilidad casi absoluta de dar a algunos de ellos el brillo que, por pulimento, adquieren la mayor parte de los metales. En consecuencia, cuando hablemos de metales nos referiremos a los que así llama la Química.

El color de los metales es predominan temente gris, con distintas tonalidades: gris claro, gris oscuro, etc. Son grises, entre otros, los metales alcalinos y alcalino-térreos, la plata, el cinc, el mero curia, el platino, el cromo, el níquel, el plomo, el estaño y el aluminio. En cuanto a otros colores, tenemos: el oro, amarillo, y el cobre, rojo. Un hecho curioso en lo referente al color de los metales es el siguiente: el color del polvo (pequeñas partículas) de un metal difiere, con mucha frecuencia, del color de trozos de dimensiones mayores que los cuerpos que forman el polvo. Así tenemos que el platino muy dividido es negro, lo mismo que la plata y el hierro. El oro, en estado de finísima división, adquiere los colores rojo, violeta o intermedios entre ambos, según el grado de división.
La dureza, la maleabilidad, la ductilidad, la tenacidad y otras propiedades que podríamos llamar mecánicas, varían muchísimo de un metal a otro.

En cuanto a la densidad, hay metales menos densos que el agua, como el sodio y el potasio; otros poco más pesados que ella, el magnesio y el aluminio, por ejemplo; otros bastante más pesados, como el hierro, el plomo. y el estaño, y finalmente tenemos metales cuyas densidades, superiores a los 20 g/cm3, figuran entre las más altas conocidas. Estos metales densos se encuentran en la familia del platino. De aquí las expresiones: metales livianos, metales pesados, etc.

Los puntos de fusión y ebullición varían también mucho de un metal a otro. La tabla de la columna siguiente nos da una idea de esas variaciones.

Las propiedades químicas de los metales son también variables. Tenemos así desde los alcalinos, que reaccionan con gran facilidad con muchas sustancias simples y compuestas, hasta los llamados metales preciosos: oro, platino, etc., que al aire son inalterables y, en general, indiferentes frente a los reactivos más enérgicos. Entre estos dos extremos presentan los metales una escala de gradaciones. Este hecho hace decir que hay metales nobles, seminobles y bajos.