barra-revoluciones-industriales

 

Volver a

reparación electrónica

Instalaciones eléctricas

 

Las instalaciones eléctricas a nivel de la industria requieren de grandes proyectos de ingeniería, sin lugar a dudas. Sin embargo, técnicos en instalaciones eléctricas han desarrollado una amplia gama de posibilidades en circuitos hogareños, logrando automatizar importantes tareas domésticas. Estos logros pueden ser implementados a la hora de generar una industria casera.

Existen varios cursos en instalaciones eléctricas online, a disposición de quien quiera encarar su propio diseño, del cual esta sección de este sitio pretende sólo ser una introducción y no una guía para realizar la instalación.

Lo principal que hay que tener en cuenta a la hora de realizar una instalación eléctrica es la seguridad. La clásica manera de efectuarla es mediante las conexiones a tierra, que antes no existían y que con los voltajes de 220 y 110 han pasado a ser obligatorias en todas las casas. Todo voltaje de hasta 1000 (es decir, redes de baja tensión, hogareñas) precisan de este tipo de conexión a tierra, hasta las que se han llamado aisladas de tierra.

Por supuesto que la seguridad así no dependerá sólo de la instalación que se pueda armar, sino del uso correcto de los aparatos –los modernos electrodomésticos ya no se producen sin la ficha de conexión a tierra. Los artefactos se clasifican en:


Clase 0: no tiene conexión a tierra
Clase 1: conexión a la toma de tierra
Clase 2: aislamiento suplementario
Clase 3: conexión a muy baja tensión de seguridad

Otra manera de tener en consideración la seguridad contra choques eléctricos es mediante las termomagnéticas, que saltan cuando hay una sobrecarga en una determinada línea. instalaciones-electricas-fusibles-termicosEvitar los cortocircuitos es elemental a la hora de la sección del cableado, para lo cual se debe garantizar una tensión límite según los requisitos del sistema utilizado.

 

Fusibles térmicos

Ejemplo de fusible térmico

Tanto en las industrias como en el transporte o en las instalaciones eléctricas domésticas, los fusibles cumplen un rol protector fundamental.  Para resguardar circuitos, tanto en un coche como en una casa, se requiere de un componente que automatice la apertura o cierre de un circuito y regule su alimentación eléctrica. La manera de hacer más práctico esto es mediante la modulación del calor, y aquí es donde aparecen los fusibles térmicos. Así se protege un motor pero también una luz, un transformador, los electrodomésticos o un termostato.

Las ventajas de los fusibles térmicos


Las ventajas de estos fusibles son: la reposición manual y la indicación de cuándo salta la térmica. Al producirse la sobrecarga, el circuito se abre y, mediante los fusibles térmicos, sólo es necesario pulsar el frente del fusible para restablecer el circuito, sin reemplazar ningún componente del sistema. El cuello del botón de reposición se encenderá cuando sea necesaria una acción por haber saltado el circuito. Suelen tener una capacidad de corte de entre 6 y 10 veces la corriente nominal.

Algunos fusibles cuentan con la ventaja de contactos auxiliares para enclavamiento o para señalización de eventos. Al estar montados sobre un panel, pueden funcionar como interruptor fusible también.

Los tipos de fusible térmico pueden ser axiales o radiales según su diseño, para mejorar la practicidad. Los tiempos de disparo dependerán de las dimensiones y calado del fusible. Algunos fusibles térmicos cuentan con una vida útil mayor a las 1000 operaciones.

 

 

Búsqueda personalizada