barra-revoluciones-industriales

Volver a industrias caseras

Calcomanías

 

Aquellas figuritas de colores que en épocas de nuestros abuelos, circulaban entre los escolares y que constituían un motivo de ingenuo entretenimiento al transportarlas sobre las hojas de libros y cuadernos, eran las calcomanías, las mismas que representaban policromos paisajes, flores, animales, etc. Durante muchísimos años su difusión estuvo limitada solamente a los círculos infantiles antes mencionados. Hoy en día se las denomina con su palabra en inglés, stickers, o autoadhesivos.

Ahora los tiempos han cambiado y la "calcomanía" remozada y modernizada se ha abierto camino hacia nuevos horizontes y mejores perspectivas comerciales. Es así que su aplicación ha derivado hacia una nueva práctica más eficiente y positiva, concurriendo en ayuda de la industria y en la decoración de infinidad de objetos del hogar.

Cuántas cosas se pueden decorar con las calcomanías autoadhesivas, es algo largo de enumerar: los mueblecitos para niños pintados al "laqué", camitas, cómodas, sillitas, paneles decorativos lámparas, bandejas, juguetes de madera, vasos de cristal, vasijas enlozadas, frascos, jarrones, ánforas, vasijas, repisas, espejos, tarros de hojalata pintados, etc. etc., elementos todos en los cuales la calcomanía se puede lavar sin peligro de que desaparezca.

En la industria la calcomanía presta importantisimos servicios y constituye en muchos casos un recurso irreemplazable para estampar marcas y leyendas en diversidad de objetos tales como máquinas de escribir, aseguradoras de cheques, máquinas de calcular, esferas de relojes, escalas graduadas de balanzas eléctricas, matafuegos de uso manual, aparatos de óptica, ventiladores, máquinas de coser, bicicletas y una interminable cantidad de otros elementos a los que se le puede agregar un autoadhesivo.

 

La ventaja de la calcomanía resulta evidente por la rapidez, facilidad y perfección con que se decora con vistosos colores y hermosos motivos, como la irreemplazable aplicación de leyendas y dibujos sobre superficies alabeadas o irregulares dificiles de dibujar como se podria hacer en superficies planas.
El sistema de calcomanías destinado a transferir dibujos o figuras, etc., requiere que el original, ordinariamente en colores, esté hecho sobre papel especialmente preparado.

Para las calcomanías invertidas, el papel a usarse debe ser sin cola y sin apresto que le dé demasiada consistencia; se preferirá blando y fino a fin de que absorba bien el agua y facilite la transferencia de las figuras, etc.

En el otro tipo de calcomanías llamadas deslizables se usa un papel más grueso y compacto siendo recomendable el tipo "Hammermill". Las calcomanías hechas sobre este papel, cuando se las quiere transferir, se mojan en agua tibia puesta en un plato de loza y a los 10 ó 15 segundos se retiran y se mojan sobre un paño húmedo durante 50 segundos aproximadamente, se humedece con agua el lugar donde se desean aplicar y presionando con los dedos en forma adecuada, se provoca el deslizamiento de la figura que se desplaza del papel hasta el lugar de fijación; se alisa la superficie apretando suavemente con un paño seco para que no queden burbujas de aire aprisionado, y se deja secar.

Base o fondo de la calcomania. Una vez en posesión del papel indicado, lo estiramos con cuatro chinches sobre un tablero de dibujo y le aplicamos las composiciones que se indican a continuación:


a) Gelatína (ictiocola). 10 partes

b) Agua caliente 300 partes


Esta preparación se aplica por medio de una brocha ancha de pelo suave. Después de bien seco el papel, se aplica con otra brocha similar, una capa espesa de la siguiente composición:

c) Harina 50 partes

d) Goma tragacanto 50 partes

e) Agua 600 partes

 

Se remoja la goma tragacanto con 300 partes de agua y en las 300 restantes se cuece la harina hasta formar un engrudo. Se menzclan los dos preparados, sometiendo a un ligero hervor. Se deja secar y se aplica la siguiente solución

f) Albúmina de sangre 1 parte

g) Agua 1 parte

h) Amoníaco gotas

 

Se remoja la albúmina de sangre durante 24 horas, y el amoníaco es para hacerlo soluble en agua. Se aplica sobre el papel una mano de esta solución, y el pegamento quedará listo para funcionar como calcomanía.

Búsqueda personalizada