barra-revoluciones-industriales

Gomas y engrudos para encuadernación

Volver a industrias caseras

Pegamentos

 

 

Las colas, gomas y engrudos, llenan una importante misión por su aplicación diaria en distintas industrias; ellas deben responder en la mayoria de los casos a exigencias que están relacionadas con el uso de los elementos en los cuales Se emplean. Esto hace que constituyan un renglón fácil para iniciar una pequeña industria propicia en todo tiempo, y capaz de reportar buenos beneficios.

Existe una abundante cantidad de productos de origen animal, vegetal y mineral que convenientemente tratados y a veces combinados, dan lugar a la formación de una serie de substancias sumamente pegajosas y viscosas cuyas propiedades adhesivas son aprovechadas para unir o juntar mecánicamente cuerpos con los cuales se desea formar una sola pieza. En el comercio se conocen con los nombres de cola fuerte o cola de carpintero. Gomas líquidas, figurando en primer término la goma arábiga; engrudos compuestos con harina de trigo y almidones y pastas adhesivas de distintas clases de dextrinas forman parte de los pegamentos que veremos a continuación.

Otros pegamentos de origen animal como la goma o cola de caseína líquida, la albúmina, etc.  son muy poco usados; y las de origen mineral sólo se usan como substancias combinadas con las primeras.

 

Colas

En el comercio se venden con el nombre de colas, productos constituidos por gelatinas más o menos puras dotadas de un alto poder adhesivo. Estos pegamentos, quimicamente considerados (aparte de pequeñas impurezas derivadas de los procesos de fabricación y que están formados por compuestos pectónicos), constan sólo de glutina.


Ictiocola. O cola de pescado. La mejor se obtiene de la vejiga natatoria de varias especies de "esturión" y en particular del "accipenser-huso", que abundan en los rios del Mar Negro y Mar Caspio. Esta cola es traslúcida y ligeramente amarillenta. fibrosa y tenaz, y como carácter distintivo no se hiende con la uña más que en el sentido de sus fibras. Otros pegamentos que se conocen en el comercio con el nombre de cola de pescado, se reconocen fácilmente en que se hienden con la uña en todos los sentidos.

Cola fuerte. Se fabrica con los desperdicios de pieles (sin curtir) de todas clases. especialmente con el cuero de los garrones de los vacunos, tendones de buey, de caballo, músculos, retazos de pieles de conejo, desechos de las curtidurias, etc.

Se le llama cola fuerte por la enérgica adherencia que tiene cuando se emplea bien preparada, para juntar piezas entre sí. Según el proceso y emprolijamiento de su fabricación, se producen distintas calidades de cola fuerte, siendo las me­jores: la conocida por "Grenctina" (de Grenet, su primer fabricante de ella en Rouen), que es delgada. flexible y diáfana, y las colas de láminas delgadas, rubias y doradas, etc.

Cola de boca. Estas dos colas se suelen usar mezcladas con azúcar y aromatizadas con alguna esencia, para engomar sobres y algunos otros articulos de escritorio, pues al contacto de la saliva se ablandan rápidamente y por eso se les llama cola de boca.


Cola de huesos. Después de desengrasados los huesos de vacunos, caballos, carneros, etc., junto con los residuos de fabricación de artículos de hueso, se someten éstos a una fuerte ebullición y se obtiene una cola de buena calidad, de hojas delgadas y estrechas, llamadas vulgarmente gelatina.

 

Cola líquida.

Se compone de una solución acuosa de cola fuerte adicionada de 6 a 12 % de ácido nitrico, pudiendo contener también ácido acético, oxálico, fénico o bórico como an­tiséptico para evitar que se altere.

Como la cola tiene un olor caracteristico desagradable, se le agrega a menudo esencia de mirbana (nitro­benzol) para aromatizarla. Esta cola asi preparada se emplea en sustitución de la goma arábica, en los escritorios y oficinas comerciales para el pegado de sobres, sellos y demás pa­peles.

Cola de caseína. Otra cola muy buena pero menos difundida es la cola de caseina. Se trata de una cola de muy fuerte pegamento, muy usada en enchapados de madera y en la construc­ción de muebles de este material, adquiriendo al secar un endurecimiento notable y es además indiferente a la acción de la humedad. Según algunos informes, fue inventada en el año 1917 por un señor suizo llamado O'Meissmer que la llamó . "Kaltlein" que traducido dE4 alemán significa "Cola fria", un pegamento ya tradicional.

Pese a los citados informes, ya figura la "cola de caseína" en viejos formularios del siglo pasado en los que con el nombre de "cola de queso" se recomienda para pegar madera y otros elementos. En los formularios mencionados se indica su preparación para la cual dice: tomar 100 gramos de queso y agregar 4 gramos de amoniaco revolviendo con espátula de madera hasta su transformación en cola y se incorporan des­pués 10 gramos de glicerina; asi termina la citada fórmula, donde salta a la vista que la función del queso se reduce a suministrar la caseina que el mismo contiene en alta proporción, pero con el inconveniente de las subs­tancias grasas que 10 acompañan que no pueden ayudar en 10 más mínimo a la función de pegamento.

 

Figuran también otras fórmulas a base de queso con otros diluyentes alcalinos como el bórax y la cal que son en conclusión los modernos agentes empleados en la actualidad para las colas de caseína. Volviendo a los tiempos presentes, nos encontramos con que las viejas fórmula" se han remozado, pero sin cambiar la base fundamental, toman­do en lugar del queso la caseina industrial, directamente obtenida de la le­che descremada.

La experiencia de largos años de uso ha demostrado que las colas de caseina tienen una gran resistencia para las uniones de piezas de madera, resistiendo también al desencolado que a menudo provoca el agua o la simple humedad, en razón de que los componentes de esta cola al secar dan origen a la formación de caseinatos insolubles.

El ideal de la cola de caseína seria el poderla obtener neutra, es decir, sin acidez ni alcalinidad, pero necesariamente tiene que ser alcalina, siendo esta alcalinidad la que algunas veces origina manchas en el material encolado. Otro inconveniente pero de poca importancia es el que cuando se prepara debe usarse en el día, pues tiene tendencia a fermentar rápidamente.

 

 

Búsqueda personalizada