barra-revoluciones-industriales

Volver a industrias caseras

Curtido del Cuero

 

El curtido tiene por objeto transformar la piel de los animales en una substancia inalterable e imputrescible: el cuero. La técnica y el proceso del curtido varian según el uso o destino que se ha de dar a los cueros, y a tal fin pueden obtenerse más o menos impermeables, rigidos, blandos, etc.

Sumamente numerosos son los métodos usados para curtir y pocas industrias tienen origen tan remoto como ésta. A continuación exponemos las operaciones preliminares al curtido en el orden que deben efectuarse:

 

Secado de las pieles

Aunque las pieles pueden ser utili­zadas frescas, es decir, recién sacadas del animal, lo más común es que se sometan al curtido una vez secadas.

En las regiones donde abundan los animales piliferos, existen varios procedimientos de secado para las pieles

Estaqueado

Se emplea el estaqueado, que consiste en estirar la piel con el pelo contra el suelo y por medio de estacas de madera se mantiene tirante a fin de que la acción del aire la seque. El estaqueado debe hacerse a la sombra, pues el sol quema la piel, disminuyendo notablemente su resistencia.

cuero curtido secadoOtro procedimiento de secado para las pieles que se quieren convertir en cueros para abrigo, como ser zorros, martas, nutrias, visones, armiños, etc., consiste en sacar las pieles en bolsa. El animal se despelleja como quien saca un guante de la mano, dándose vuelta. En estas condiciones la piel con el pelo hacia adentro recibe un alambre doblado en U que la mantiene estirada y en esta forma se cuelga a secar a la sombra. En otros casos, cuando se trata de regiones secas y arenosas como nuestra Patagonia, las pieles asi obtenidas se rellenan de arena seca, con cuyo peso se estiran mejor y se exponen al aire para que se sequen.

Un método, muy usado en los cueros vacunos procedentes de mataderos o frigoríficas, consiste en una fuerte salazón de la piel fresca, del lado de la carne, después de lo cual se doblan en varías partes y se apilan. En estas condiciones las pieles se tienen en depósitos frescos durante un tiempo prudencial, para luego ser secadas al aire.

 

Reverdecido

Las pieles secas, saladas o conservadas de otro modo, recuperan la blandura y flexibilidad de las pieles frescas por medio del reverdecido, antes de convertirse en cuero. En consecuencia, el reverdecido no es necesario para las pieles frescas, que sólo requieren un prolijo lavado, sin pasar por una desinfección.

En el proceso de reverdecido las pieles reabsorben la cantidad de agua que perdieron al secarse. Para acelerar el reverdecimiento y además para prevenir la putrefacción se usa agregar al agua una pequeña cantidad de sulfuro de sodio, por ejemplo, 3 gramos por litro de agua, o en su defecto el 1 por míl de soda cáustica, Con estos agregados se pueden ganar muchas horas a la duración del reverdecido, para lo cual la temperatura más apropiada es rle 15 a 20°C. El agua debe ser cambiada con frecuencia.

Descarnado

Las pieles reverdecidas son extendidas sobre un caballete curvo como el lomo de un barril y se repasan con un cuchillo apropiado. del larlo de la carne. eliminando adherencías extrañas, carne, grasa, etc.

Para las pieles secas conviene siempre un zurrado con una vara de mimbre, durante unos 20 minutos, antes de pasar las pieles al descarnado. Para esta operación las pieles se sumergen en agua, con preferencia agua de lluvia. Las aguas duras y salitrosas son contraindicadas, en cambio el agua dulce tiene notable influencia sobre la rapidez del reverdecido.

 

Curtido blanco al alumbre

 

Después de las operaciones que dejamos descriptas, tenemos las pieles en condiciones de someterlas al baño curtiente. Estos baños, que son los que transforman las pieles en cuero, convirtiéndolas en substancias imperecederas, son compuestos que res­ponden a muy diversas fórmulas.

Nosotros presentamos aquí el curtido del cuero al alumbre, que aunque de antiquisima data, presenta las ventajas de un trabajo delicado y blanco. El curtido al alumbre se efectúa con esta sal de aluminio en solución y en presencia del cloruro de sodio (sal). La verdadera función de la sal en este género de curtido, no ha sido aún bien aclarada y tampoco se puede precisar qué cantidad de sal es la más indicada; no obstante esto, la sal es necesaria para un perfecto curtido.

Las pieles se introducen en el baño curtiente y según el grueso de las mismas, el proceso puede durar de 3 a 20 dias.

Durante este tiempo las pieles deben moverse con frecuencia por medio de un palo, afin de que el baño se mantenga activo conviene una temperatura media de 300C.

Secado final

Retiradas las pieles están a la intemperie durante el dia, al atardecer deben recogerse y guardarse bajo techo para repetir la misma operación al dia siguiente, hasta tanto qUedenetiradas las pieles del baño se dejan escurrir y reposar un par de horas, después de lo cual se someten a un lavado con abundante agua corriente y finalmente se estaquean con clavitos sobre tableros de madera, con el pelo hacia adentro, y se exponen en lugar ventilado para que se sequen.

Debe tenerse presente que un buen secado no depende del gra­do de temperatura del aire ni de la fuerza con que circula, sino de su sequedad, vale decir que un buen se­cado depende del grado higroscópico dei aire. perfectamente secas

 

Tipos de curtido de cuero

 

Después de tratadas las pieles co­mo dejamos indicado, pueden curtirse con cualquiera de los siguientes pro­cedimientos:

  1. al formol;
  2. al alumbre común;
  3. al cromo;
  4. con curtientes vegetales, sintéticos o combinados.

 

Cada uno de estos métodos tiene sus finalidades; se emplea el a) y el b) cuando se desean obtener cueros blancos, pudiéndose también usar con el mismo fin el c) al cromo, que se recomienda también para el cuero destinado al calzado, y el último es apropiado para el cuero de carteras pequeñas y valijas.

 

 

 

Búsqueda personalizada