barra-revoluciones-industriales

Volver a industrias caseras

Extinguidores de incendios

 

Nunca resultan suficientes las recomendaciones y las precauciones que se toman para precaverse de los incendios. La distracción al tirar al sue­lo un fósforo encendido o la colilla de un cigarrillo, o el simple hecho de fumar cerca de liquidos inflamables que desprenden vapores pueden originar un incendio de proporciones insospechadas.

Combatir el fuego de los incendios es asunto sumamente delicado que para hacerlo bien se requieren conocimientos técnicos adecuados con los métodos que deben adaptarse teniendo en cuenta los cuerpos en combustión.

La extinción de incendios puede conseguirse empleando medios fisicos o quimicos que actúan respectivamente en la siguiente forma:


l) Por enfriamiento. 2.) Por sofocación. 3)Por separación de la llama del combustible.

* Por enfriamiento. Se utiliza la acción del agua.

* Por sofocación. Se consigue cuando se extingue el fuego cubriéndolo con mantas o con otro elemento que lo ahogue privándolo del contacto del aire, tal como la arena, tierra seca, polvo de ladrillo, etc.

*Por separación de la llama. Se emplea en el caso de liquidas y substancias inflamables donde la acción del agua es ineficaz; para esto se pueden emplear dos métodos siempre que la magnitud del incendio lo permita. El primero consiste en mandar a presión unas ráfagas de gas carbónico sobre la base de la llama; para esto se emplea un recipiente de acero que contiene el gas carbónico comprimido a alta presión, al que se le da salida abriendo un robinete, y se orienta por medio de un caño de dirección. El segundo método consiste en separar la llama por medio de una tela metálica con malla de tejido de fiambrera.

También podemos clasificar los fuegos en tres clases, de acuerdo a sus características, a saber:

 

  • Fuegos cuyo combustible es madera, papel. carbón. resina, arpillera y otros productos sobre los cuales la acción refrescante del elemento extinguidor es de gran importancia y eficacia, tal como el agua. (Clase a)
  • Fuegos Que se alimentan de materiales inflamables líquidos o que al mojarse desprenden gas combustible. como el carburo de calcio en los cuales es indispensable un elemento sofocador. (Clase b)
  • Fuegos originados en instalaciones eléctricas (tableros de control, corto circuitos, etc.) donde es indispensable que el elemento extinguidor no sea un líqui­do conductor de la corriente eléctrica. (clase c)

 

Como el agua es el líquido que se encuentra a mano en todas partes es también el más Indicado para los fuegos de la clase a) pero si en el lugar del incendio existen instalaciones eléctricas y el agua se  provecta con mangueras, existe el peligro de los fuegos de la clase c) mientras no se corte la corriente: es decir que cuando el chorro de agua enfrenta un conductor eléctrico, llave boca de toma, etc., el que maneja la manguera puede recibir una descarga de corriente que le acarree graves consecuencias. Inusual peligro existe para los extinguidores llamados "soda ácido"; en cambio existe otro tipo de extintor muy parecido al anterior que no ofrece ningún peligro en su manejo pues se encuentra cargado de gas anhidrido carbónico, del que ya hablamos como el más indicado para incendios de la clase b).

Para pequeños comercios y casas de familia pueden habilitarse dispositivos extinguidores de incendio cuya fabricación casera es sumamente sencilla y su eficacia indiscutible; nos referimos a las granadas de tetradoruro de carbono que sirven indistintamente para los fuegos de las tres clases.

 

 

 

 

Búsqueda personalizada