barra-revoluciones-industriales

Volver a industrias caseras

Fabricación de lápices

 

No tenemos conocimiento de que en la Argentina exista, por ahora, muy extendida, la industria del lápiz, en razón de que las distintas marcas que se venden en el comercio con nombres de idiomas extranjeros, todas en sus detalles acusan su origen de los países boreales. Sencilla su fabricación y relativamente bajo su precio de venta, posiblemente por estas causas no atrajo la atención de nuestros industriales, no obstante estar acostumbrados a hacer con los lápices sus primeros cálculos de especulación, sin tomar en cuenta la importancia del elemento que como un articulo de primera necesidad y al que a cada instante recurrimos,no falta en ningún bolsillo y junto con la libreta de anotaciones constituye el ayuda memoria de nuestras actividades y preocupaciones diarias, desde los primeros pasos que damos en. las aulas escolares hasta el final de nuestros días.

lapices-fabricacion-industrialEn virtud de estas consideraciones y la circunstancia de poder encarar la industria del lápiz con un capital reducido, nos mueve a presentar a nuestros lectores el proceso de la fabricación de los lápices y el estudio y manipulación de los componentes que intervienen en su manufactura.

Como ya sabemos, los lápices están formados por barritas de grafito encerradas en un cilindro de madera que protege la mina y hace más manuable el uso para escribir o dibujar.

 

Minas y tipos de lápiz

 

Las minas de los diferentes tipos de lápiz que hay, están formadas siempre por mezclas de grafito purísimo y arcilla o caolín.

El grafito

Para la fabricación de buenas minas de lápiz, la selección del grafito es de suma importancia y debe elegirse entre los distintos grafitos de alta calidad -existe un grafito lubricante en copos, que proporciona suavidad a las minas; posiblemente se trata de un grafito que contiene cierta carga de negro de humo intimamente mezclado que tiende a dar opacidad a la escritura. y otro grafito en polvo, de un negro muy intenso. Ambos deben ser molidos en partículas tan tenues que floten en el aire por largo rato.

La arcilla

La arcilla es otro componente esencial que debe ser motivo de especial selección: debe ser una arcilla suave y untuosa al tacto, excepcionalmente plástica y ofrecer una resistencia uniforme después de haber sido cocida a una temperatura aproximada de 100 C. Lo mismo que se hace para la loza fina. Debe estar libre de carbonato de calcio y de sales de hierro, como así también de sílice libre. Para comprobar la pureza de la arcilla se ensaya del modo siguiente: para comprobar si contienen sales se coloca una pequeña cantidad de la parte sospechada ímpura, en un tubo de ensayo, se diluye en agua destilada y se le agrega ácido clorhidrico; si produce efervescencia con el ácido, es señal de que contiene cal, y por lo tanto no es apta, pues produciría deformaciones en las minas al cocerse en el horno. Esto es válido para todo tipo de los lápices salvo el lápiz tinta o copiativo.

Las sales de hierro contenidas como impurezas se reconocen fácilmente pues se manifiestan en la arcilla como manchas rojizas; por otra parte el hierro en estas condiciones es fácil de eliminar apartando los trozos de arcilla manchados o lavando la arcilla con soluciones de ácido sulfúrico que transforma los Óxidos y sales de hierro en sales solubles que se eliminan después de un lavado prolongado.

 

Para preparar la arcilla se somete a la acción de un molino a bolas de porcelana Doulton o Alsing, que funcionan durante muchas horas a rotación lenta y producen un molido tan fino que las partículas flotan en el agua durante mucho tiempo.

Las arcillas y los grafitos rdinarlos se combinan según las fÓrmulas establecidas cientificamente y controladas en su peso exacto para cada elemento, para asegurarse de que la mezcla sea igual en todo sentído, se la somete a un proceso de trituración durante largas horas. Después de esto se pasa a un tamiz de seda de 10000 (diez mil) aberturas por centímetro cuadrado. Pues cuanto más fina y más microscópicas sean las partículas de la mína, más suave y uniforme será escritura.

Para los que deseen ensayar su fabricación en forma experimental a fin de probar sus resultados, aconsejamos adquirir el grafito en las buenas ferreterías; se vende ya pulverizado fino en paquetes o suelto con el nombre de grafito o plombagina. La arcilla también se vende en ferreterias o pinturerías que proveen a los escultores. La pasta la pueden hacer a mano en un mortero de porcelana de los usados en las farmacias. Para la cocción pueden utilizar un caño o recipiente de barro tapado en sus extremidades para evitar que penetre la llama, y como las minas deben asentar en una superficie lisa y plana, se colocarán sobre un pedazo de baldosa común qne a su vez se introduce en el caflo que hará las funciones de mufla.

Búsqueda personalizada