Volver a limpieza industrial

Higiene industrial

 

Desde hace unas décadas y, a partir del gran crecimiento de las industrias, se vienen desarrollando dentro de las empresas ciertas políticas que apuntan a optimizar el ámbito de trabajo de los empleados a fin de evitar que estos padezcan enfermedades  como consecuencia del trabajo realizado o incluso para maximizar los procesos de producción y reduciendo la ineficiencia de los mismos. Esto llevó a que se desarrolle lo que hace un tiempo se conoce como higiene industrial.

Se entiende por el concepto de higiene industrial a la disciplina dedicada a estudiar, evaluar y controlar los diferentes factores que inciden en el ambiente laboral, sean de tipo físicos o psicológicos provenientes ya sea del mismo trabajo como del ambiente donde se realiza.  A su vez dentro de la higiene industrial contamos con un amplio grupo de normas y pautas que apuntan a proteger al trabajador en todos sus aspectos (salud física y psíquica).

Es por esto que se considera a la higiene industrial como una disciplina mas bien preventiva en tanto trata de evitar que se manifiesten las enfermedades llamadas “ocupacionales”. Este objetivo más general es llevado a cabo a través de diferentes objetivos específicos: en primer lugar busca identificar cuáles son los factores ambientales propios del espacio laboral que pueden llegar a incidir negativamente en los trabajadores en función de lo cual determinará el nivel de riesgo al cual están expuestos sus trabajadores. Tratará a su vez de eliminar o reducir el mínimo los efectos que puedan considerarse perjudiciales para los trabajadores, intentando así de mantener la salud de los mismos con consecuencias beneficiosas para el proceso productivo.

La higiene industrial es de suma importancia dado que generalmente al implementarse pueden observarse resultado positivos en relación a la dismunición de la aparición de casos de enfermedades laborales. Las enfermedades laborales  u ocupacionales consisten en la disminución o deterioro de determinadas funciones del organismo (generalmente expresados a través de determinados síntomas observables) como consecuencia de la profesión o trabajo que desarrolla el sujeto afectado.

Pero en el caso de la higiene industrial es necesario que aquellos encargados de la toma de decisiones en una empresa entiendan acerca de la función que esta cumple no sólo en la salud de los trabajadores sino también del medio ambiente. Para lo cual recurrirán a higienistas industriales idóneos a la tarea a realizar (a pesar de que esta práctica aún no es reconocida universalmente como una profesión).

 

Higiene y seguridad industrial: la prevención

 

Un enfoque para la prevención de riesgos diseñado por un profesional contaría con:

1. una exhaustiva evaluación de los efectos en la salud de trabajadores y medio ambiente del lugar de trabajo;

2. una selección de equipos, maquinaria o tecnología con el menor riesgo posible para el trabajador y el menor nivel de contaminación para el medio ambiente;

3. Una ubicación de la industria en emplazamiento adecuado en miras de menor contaminación sonora y ambiental en general;

4. Métodos de evacuación de desechos adecuado; capacitación al personal para el máximo uso de medidas de seguridad y mantenimiento como así también del empleo de elementos de riesgo.

 

Sustancias tóxicas

 

 

Algunas de las sustancias tóxicas a tener en cuenta son: el plomo (puede producirse una intoxicación con plomo al manipular algunos minerales o pinturas que lo contengan, en industrias poligráficas puede darse el caso) el mercurio (puede haber  una intoxicación con mercurio en la fábrica de aparatos de medición o laboratorios, en minerales de mercurio) o trastornos debido al radium y a otro tipo de sustancias radioactivas; por nombrar alguna de las tantas sustancias a evaluar en el ambiente de trabajo de fábricas o empresas industriales.

Pero par una adecuada evaluación del riesgo es preciso indagar sobre los tres tipos de agentes ambientales: dentro de los agentes biológicos se incluyen a las bacterias, hongos, virus, microbios y parásitos; entre los agentes químicos están los gases, las partículas (líquidas o sólidas) y los polvos que pueden se orgánicos o inorgánicos; y por último tenemos los agentes físicos que abarcan a las variaciones de presión, humedad, ruidos, iluminación, temperatura, radiaciones ionizantes,  radiaciones no ionizantes y vibraciones mecánicas.  Se podrían agregar agentes ergonómicos (estos se refrieren a las circunstancias o situaciones en que al realizar un trabajo o labor se produce una lesión o daño en la salud) y agentes psicosociales (relaciones laborales con jefes, clientes o subalternos que son causas de tensiones laborales).


Búsqueda personalizada