Aceites lubricantes

Lubricante para metales

Grasa lubricante

Engrase de coches

Volver a limpieza industrial

Lubricantes caseros

 

Los compuestos lubricantes usados en las máquinas son en su mayoría sustancias grasas destinadas a evitar el contacto directo entre piezas metálicas en movimiento de rotación o desplazamiento por fricción, entre las cuales el lubricante intercala una fina película sobre los metales, evitando así el calentamiento y el desgaste al interponerse entre los mismos.

Desde los engranajes y ejes de un cronómetro, hasta, digamos por ejemplo, las ruedas de un tren, pasando en medio por cualquier tipo de máquinas, rodados, elásticos de flejes de autos, la intervención del lubricante se hace presente, sea en forma de líquido aceitoso liviano y transparente usado en relojes y máquinas de precisión, o bajo el aspecto pesado y compacto degrasas para rodados de transportes de cargas, etc.

Para las personas emprendedoras que buscan por vocación a la industria la oportunidad de elaborar un producto casero noble y de técnica sencilla, dedicamos estas lineas en las que presentamos la preparación de lubricantes caseros en su técnica más sencilla para hacer más accesible la oportunidad de iniciarse en la industria.

 

Tipos de lubricantes naturales

 

Pasemos ahora a considerar los elementos empleados en la elaboración de estos productos, a fin de conocer mejor su origen y propiedades.

Las grasas y los aceites se producen en los tres reinos de la naturaleza, de manera que los tenemos presentes en el reino animal, vegetal y mineral. Sin lugar a dudas, los primitivos lubricantes fueron enteramente de origen animal y más adelante se emplearon los de origen vegetal en forma de aceites, y por último con los progresos de la química pudieron obtenerse los lubricantes minerales destilados de la hulla y del petróleo. No podemos decir que en el orden de enumeración hayan sido desalojados los citados en primer término por los que le siguen, porque en todos los cambios e innovaciones los cambios bruscos no existen; todo en la naturaleza se produce por medio de transiciones insensibles que lo llevan de uno a otro punto suavemente, insensiblemente, hasta que, por medio de combinaciones progresivas y/bien estudiadas, se alcanza el mejoramiento de un producto.

 

Entre las grasas animales figuran en primer término las obtenidas de la fauna maritima, especialmente cetáceos, focas y lobos marinos; las grasas de vacunos, cerdos y caballos, entre ellas el aceite de pie de buey -llamado también aceite de pata- muy estimado como lubricante para las máquinas agrícolas. Luego siguen los derivados quimicos de estas substancias: glicerinas, oleínas, ácidos grasos, etc., y las múltiples mezclas y combinaciones que con lodos estos productos se pueden fabricar.

Entre los lubricantes vegetales se encuentran casi todos los aceites y grasas no secantes obtenidas de las semillas oleaginosas, predominando por sus excelentes condiciones de lubricante para motores de aviación el aceite de ricino de alto grado de viscosidad.

Por último mencionaremos los lubricantes derivados de la destilación de la hulla y del petróleo especialmente, tales cómo la jalea de petróleo -vulgarmente vaselina- y el aceite de vaselina o aceite de parafina (vaselina liquida). Tenemos también un lubricante sólido que es el grafito que se emplea además en múltiples aplicaciones industriales de alto valor.

 

Búsqueda personalizada