Volver a limpieza industrial

Limpieza - instalaciones sanitarias

 

 

La costumbre del baño, después de concluir las tareas diarias es una práctica altamente benéfica, sobre todo para los trabajadores de ciertas industrias en las cuales la naturaleza del trabajo determina la impregnación del cuerpo con sustancias tóxicas e irritantes (polvos, vapores, sustancias corrosivas). El baño debe ser obligatorio en estas industrias, y así lo exigen las reglamenta­ciones vigentes en muchos países.

 

La ducha es la forma de baño más recomendable. Cada sexo dispondrá de baños independientes. Se recomienda usar agua fría durante el verano y tibia durante el invierno.

Lavatorios. - La higiene de las manos y demás partes descubiertas del cuerpo debe ser objeto de cuidados especiales. En este sentido, los lavatorios deberán constituirse cerca del taller y con materiales impermeables; el número de canillas se calculará a razón de una por cada 5 personas cuanto más.
Las manos se lavarán a chorro continuo, con jabón, antes de las comidas y antes de retirarse del taller.
Las toallas deben ser individuales y se reemplazarán, por lo menos, una vez por semana.

 

Inodoros , mingitorios, retretes

 

Muy importantes en la Higiene colectiva del taller son los retretes y mingitorios.
Pueden construirse juntos o separados, pero en locales independientes de los talleres, cerca de éstos o adosados a los mismos y en el último caso, los corredores de comunicación deben ser bien ventilados. Los inodoros que se abren directamente hacia los am­bientes de trabajo son antihigiénicos, y por esto deben ser prohibidos.

En líneas generales, recomiéndase construir un buen número de mingitorios y un retrete por cada 25 personas. Si el personal fuera numeroso, habiendo muchos mingitorios, puede admitirse un retrete por cada 50 trabajadores aproximadamente. Por razones de orden y moralidad, los retretes femeninos se construirán apartados de los masculinos.

En la construcción de los pisos y paredes de los retretes se emplearán materiales impermeables. Las paredes se pintarán con tonos claros. Las puertas tendrán una altura de 1.80 m aproximadamente, calzarán a 20 cm. sobre el nivel del suelo y tendrán
 
La evacuación de las materias fecales se hará vinculando los retretes con alguna cloaca; en su defecto, se recurrirá a la depuración biológica. Se cuidará especialmente que los retretes y mingitorios no des­pidan olores desagradables

 

Provisión de agua

 

En las cercanías de los lugares donde se desempeñan los trabajadores deben colocarse dispositivos higiénicos que les brinden abundante agua de bebida. Esta debe ser analizada periódicamente para tener la constancia de que se halla esterilizada; siempre habrá que combatir preventivamente las cau­sas de contaminación del agua.

El mecanismo más práctico es el de chorro oblicuo, pues, por la dirección que lleva, el agua no puede volver hacia el pico luego de haber tocado la boca del individuo. Además, conviene proteger el pico que da salida al agua, de manera a impedir la aplicación directa de los labios de la persona que va a beber.

En los mecanismos a chorro vertical el agua puede volver al pico después de haber pasado por la boca de la persona, y, como se comprende, este procedimiento resulta antihigiénico, pues el chorro siguiente puede vehiculizar microbios procedentes de la boca de quienes bebieron antes.

 

Vestuarios

 

Antes de iniciar sus tareas el trabajador deberá ponerse en las condiciones más cómodas y aptas de vestido. Para ello dispondrá de vestuarios, es decir, de habitaciones destinadas a favorecer el cambio de la ropa de calle por la de trabajo.
Recomiéndase instalar los vestuarios en un local amplio, bien aireado e iluminado, fácil de limpiar y con temperatura favorable a la del cuerpo. En general, es preferible que este local se encuen­tre delante de los talleres. Los vestuarios femeninos deben ser independientes de los masculinos.

La ropa será guardada en armarios individuales. En líneas generales, responderán al siguiente modelo, aproximadamente 1,80 m. de alto por 0,50 m. de ancho, contendrá 3 alzapaños y un es­tante para colocar el sombrero.

En los ambientes de trabajo donde reina elevada temperatura (fundiciones y fábricas de vidrio, por ejemplo), conviene construir los vestuarios cerca de los hornos, a fin de que los obreros no sean sometidos a bruscas variaciones de temperatura.

 

Búsqueda personalizada